UNGASS Segmento Especial Día 1 – Sesión de la mañana

Adopción del esquema de trabajo para el segmento especial y otras cuestiones de organizaciones.

Mensaje de Video de Mogens Lykketoft (Dinamarca), presidente de la Asamblea general de las Naciones Unidas|El periodo extraordinario de sesiones es muy útil. Las drogas ponen en peligro la salud y seguridad de las personas en todo el mundo. Es nuestra responsabilidad actuar de forma eficaz. Vuestro trabajo es importante. Desde el comienzo de mi presidencia la colaboración con la CND es muy buena. Me he reunido constantemente con los responsables para UNGASS, incluso ofreciendo reuniones informativas en NY, en Viena o en Ginebra. El compromiso es crítico para las próximas semanas. Hasta la fecha hemos aprendido sobre lo que funciona y no funciona. Un enfoque amplio aborda diversos aspectos del problema, DH, justicia penal, desarrollo sostenible. El trabajo preparatorio, llevarse de forma incluyente. La participación de las partes interesadas para finalizar el documento de resultados es necesaria.

Este periodo extraordinario debe dar recomendaciones operacionales claras, basadas en experiencias adquiridas desde hace varios años. Los estados miembros están tratando el tema de manera seria. Me siento confiado que las delegaciones se comprometan de forma constructiva para llegar a un acuerdo en los tiempos establecidos.

Espero encontrarme con ustedes en abril.

 

Yury Fedotov, Director Ejecutivo de ONUDD | Nos encontramos a un mes de UNGASS: la tarea importante no ha terminado. Espero que todo concluya con éxito. Se abordan los aspectos multifacéticos de los temas de las drogas y sustancias estupefacientes, con enfoque en desarrollo alternativo, experiencia científica, la sociedad civil y temas de género. La participación ha sido amplia, diversa y sincera. Salud, Derechos humanos, seguridad, nuevos retos y desarrollo sostenible son los temas centrales del proceso de UNGASS, para un entendimiento mas amplio a los problemas frente a los cuales nos encontramos. Nuestro enfoque mundial al problema de la drogas, debe estar inspirado en problemas locales. Responsabilidades que todos compartimos en relación a los opiáceos en Afganistán, la fragilidad de África, la violencia en Centro América, y las acciones de los grupos criminales.

Unas 27 millones sufren del problema de drogas, de las cuales 12 millones de drogas inyectadas. Un 13% de las personas que se inyectan sufren de VIH y la incidencia de Hepatitis C es mas de 50%. Las respuestas de salud, han sido bajos en algunos países, y se deben llevar a cabo prácticas basadas en derechos humanos y salud. Basadas en evidencia.

Bajo los tratados, los estados se han comprometidos que la presencia de sustancias para aliviar el dolor y medicamentos no se vea afectado. Y hoy en día, la OMS afirma que estos medicamentos no llegan a muchas partes del mundo. Igualmente se deben tratar los casos relacionados con drogas de forma apropiada, sobre todo el problema de las cárceles. Existe un debate sobre la pena de muerte, una pena que nunca ha sido incluida en las prerrogativas de la ONU.

En OUNDD incitamos las acciones basadas en el terreno. Generar redes y alianzas, para hacer frente a las organizaciones delincuentes. Todo esta en el informe que va la UNGASS que espero sea de utilidad. De cara a UNGASS podemos dar pasos críticos para asegurar un futuro mejor.

 

Werner Sipp, Presidente de la JIFE | La CND es el órgano que ha recibido el mandato para considerar los asuntos relacionados a la aplicación de los tratados sobre drogas. UNGASS y su preparación es importante para identificar los logros y vacíos del régimen de control. Se sentarán las bases para identificar el camino a seguir para el control de ahora en adelante. El sistema de fiscalización ha logrado éxitos en varios ámbitos: el desvío del comercio lícito al ilícito se ha reducido; en los últimos 20 años se han establecido programas de prevención, reducción de las consecuencias negativos del abuso; la coordinación entre agencias ha mejorado. Pero algunos objetivos no se han logrado. La disponibilidad de sustancias fiscalizadas con fines médicos sigue siendo insuficiente.  A nivel global, la demanda y la oferta ilícita no se ha reducido mucho; han surgido nuevas sustancias psicoactivas; etc.

El objetivo de los Tratados son la salud y el bienestar de la humanidad. Debe ser el epicentro de las políticas de drogas. Respetando los derechos humanos y basados en la evidencia científica.

Al examinar el cumplimiento de los estados, en muchos países se basa las políticas en el encarcelamiento y medidas represivas. El resultado han sido políticas no equilibradas con un coste social y económico importante. Afortunadamente, el avance de la concepción de la dependencia a las drogas como una cuestión de salud ha incrementado.

La reducción de la demanda requiere que reduzcamos también las consecuencias negativas del uso.

Los últimos años han visto la aparición de la regulación del cannabis. Esta novedad no refleja lo acordado en los Tratados. La legislación va en contra del consenso internacional y de la cooperación internacional. Afecta el principio de la responsabilidad compartida. Quienes elaboran estas leyes afirman que la flexibilidad de las Convenciones permiten esto. Sin duda, hay margen de flexibilidad, pero no en todos y cada uno de los aspectos. Las Convenciones invitan a reducir el uso sólo a fines médicos y científicos. No hay margen de flexibilidad para regular tipos de uso no-médicos. Pero hay margen para regular los comportamientos ilícitos, dentro del principio de proporcionalidad y constitucionales de cada país. Se permiten medidas no punitivas o que no priven de la libertad para los delitos para el uso personal.

Las Convenciones también permiten que los delincuentes sean objeto de tratamiento, prevención, reinserción social, etc. La JIFE piensa que esto pudiese implementarse más de lo que se hace ahora.

El actual marco de fiscalización no necesita cambiar para aplicar nuevos enfoques.

Debemos evitar la desigualdad en el acceso a las sustancias controladas con fines médicos. La JIFE propone cómo ayudar con esto. Depende de los Estados avanzar en este sentido

En materia de precursores y NPS, la JIFE llama a prestar atención a los mercados nacionales, emergencia de precursores de diseño, maneras de vigilar el comercio y establecer vínculos con el sector privado.

La mejor alternativa pasa por una aplicación plena y equilibrada de los tratados, teniendo en cuenta las particularidades locales.

La JIFE continuará apoyando a los estados en este sentido.

Sudán (en nombre del Grupo África) | Agradece a la mesa de la UNGASS por los esfuerzos en organizar los preparativos. El Grupo africano destaca el reto del problema de las drogas. El Grupo desea que los estados miembros cooperen más en materia de aplicación de las Convenciones, la piedra angular del sistema de fiscalización de estupefacientes. El Grupo reafirma que la UNGASS será una oportunidad para evaluar los avances realizados en función de la Declaración Política y Plan de Acción de 2009. La CND es la máxima autoridad en estos asuntos. Se reconocen también los esfuerzos de la Mesa de la UNGASS. El Grupo reconoce los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Grupo se preocupa por la lacra global que supone el abuso de drogas ilícitas. Los Estados Miembros no pueden perder de vista las consecuencias negativas del abuso de estupefacientes, que dañan familias, menoscaban los esfuerzos de los países africanos hacia el desarrollo sostenible y socioeconómico. El consumo de drogas ilícitas sigue contribuyendo al aumento de casos de enfermedades como las del VIH y trastornos psicológicos. Se exponen los usos a delitos violentos y muerte temprana por riesgos de salud, y abandono escolar. Es preocupante el uso del continente como vía de tránsito para el tráfico de drogas ilícitas. Causa problemas de seguridad y genera nuevas rutas de tráfico, sustentando las existentes (transatlántica y marítima/aéreas de carácter comercial). El Grupo destaca la importancia de una cooperación regional e internacional efectiva, con asistencia técnica. Reconoce esfuerzos de países africanos para reducir significativamente o prevenir el cultivo ilícito de cultivos para la producción de estupefacientes.

Las políticas efectivas son aquellas con un enfoque equilibrado e integral para reducir la oferta, demanda y para la cooperación internacional. El grupo exporta a los estados miembros a aplicar un enfoque complementario en materia de reducción de la oferta y demanda. Urge tratar el abuso de sustancias como una cuestión de salud.

Reitera la preocupación por falta de acceso a analgésicos.

El Grupo africano coloca importancia en luchar contra organizaciones internacionales criminales. Se requiere más cooperación, en materia por ejemplo de lavado de activos y financiación del terrorismo.

Diferentes regiones continúan a experimentar distintas nuevas dificultades, amenazas y prioridades que repercuten sobre el problema de drogas. Por ejemplo, en África se venden drogas en línea más que antes, y también el tráfico de precursores. Urge mejorar la aplicación de las Convenciones.

Políticas mal orientadas pueden hacer mella en los esfuerzos de control de drogas. Los países deberían tener suficientes medios para sus esfuerzos de aplicación de la ley.

Se tienen que tomar medidas adecuadas para regular sustancias que no están bajo control internacional como el tramadol y la ketamina, para reducir oferta y demanda.

El Grupo invita a la ONUDD para que se pronuncie como valedora de los acuerdos de programas bilaterales. Se exhorta a que haya asistencia necesaria para desarrollo de programas de desarrollo alternativo.

El Grupo agradece el apoyo de donantes y pide a la ONUDD que se continúen mobilizando recursos.

Urge mejorar la recabación de datos y estadísticas para dar respuesta al problema de las drogas en África. Se destaca la importancia del plan de acción africano sobre fiscalizaron de drogas y prevención del delito de 2013.

Aspira a un continente libre de drogas.

Preocupación sobre la representación geográfica y de género. El Grupo exhorta al Director Ejecutivo de la ONUDD para garantizar con una mejor representación de estos tipos en materia de reclutamiento de la ONUDD, sobretodo para altos cargos.

Para concluir, el Grupo Africano ofrece toda su colaboración.

Región Asia-Pacífico, por el Embajador de Pakistán. |En nombre del grupo queremos felicitar por la organización de la Comisión. El grupo asegura su apoyo continuo, con la CND y con los preparativos de UNGASS. El grupo reconoce que a través de los años se ha avanzado mucho en diferentes aspectos, incluyendo un mejor entendimiento del problema, desarrollo de iniciativas nacionales, y las alternativas de desarrollo.

Las drogas representan problemas para la salud, la democracia y la seguridad de la región. Se debe discutir de manera multilateral de manera amplia, multidisciplinaria. Se debe llegar a una sociedad libre del uso de drogas. El grupo reitera que los tratados constituyen la piedra angular, con las acciones de la JIFE y la ONUDD. Se deben realizar esfuerzos a diferentes niveles para llevara a cabo lo que dicen los tratados.

El grupo hace hincapié en lo que representa esta reunión para el camino 2019. El grupo considera que se debe tener un debate abierto, incluyente de la sociedad civil, y siguiendo la declaración política de 2009. El grupo expresa su satisfacción sobre los avances hasta la fecha. El grupo hace hincapié en la necesidad de tomar decisiones cortas y concisas. De manera equilibrada y amplia con la Agenda de desarrollo 2030.

Hay nuevos retos y tendencias que surgen. Queremos que se tomen las decisiones pertinente frente a los retos persistentes y las nuevas tendencias para hacer frente a la oferta y la demanda, y en asuntos judiciales; deben ser abordados de manera ampliada.

De acuerdo con los riegos de tráfico de drogas, de armas, el blanqueo de dinero, terrorismo; existen retos para hacer cumplir la ley. El grupo apoya los esfuerzos para fortalecer la cooperación internacional. Para atacar cultivos ilícitos, los químicos precursores y el tráfico. Se necesita coordinación de políticas y el intercambio de información.

El desarrollo alternativo es una forma viable para contraatacar los cultivos ilícitos, e incitamos a ver los resultados de la Conferencia de Tailandia sobre el desarrollo alternativo.

Existe una preocupación sobre los químicos precursores que no han sido regulados, y la metanfetamina. Tenemos una motivación para regular estas sustancias.

Acogemos con agrado el programa Global Smart para intercambio de buenas prácticas, como en la reunión de jefes de seguridad para la región.

Recordamos el compromiso al acceso universal para programas de prevención y las necesidades particulares de mujeres, niños y jóvenes en el desarrollo de políticas indicadas. Igualmente, el compromiso para la cooperación internacional para acceso a las drogas fiscalizadas para usos médicos, en especial en países en desarrollo.

 

En nombre de la Union Europea, por el Embajador de los Países Bajos |Esta presentación se hace en nombre de la UE y los países de Macedonia, Montenegro, Ucrania, Bosnia Herzegovina, San Marino.

Estos países consideran que la UNGASS es un momento para hacer un balance sobre lo que se ha hecho. Hay retos inmensos sobre el proceso de las drogas y se debe avanzar con los objetivos de la Agenda para el desarrollo sostenible del 2030.

Apreciamos la forma estructurada en la que estas discusiones han sido preparadas. Ponemos énfasis en derechos humanos, justicia, democracia, estado de derecho… La UE se opone a ciertas medidas, en especial estamos en contra de la pena de muerte y llamamos para su abolición. Recordamos la necesidad del acceso de medicinas, y los diferentes riesgos a tratar, según la población con la que se trate. Las drogas son un riesgo para la salud pública y agradecemos las acciones de las organizaciones internacionales. Durante los últimos años, las políticas globales han vivido una transición hacia un enfoque equilibrado de salud pública y la no la aplicación las mismas políticas para todos. Existen pruebas de muchos países sobre las experiencias de reducción de riesgos, y recomendamos la aplicación de este enfoque.

Incitamos la participación de la sociedad civil y los medios académicos. Es algo que debe reconocerse. Las experiencias de los drogadictos, de las familias, de los clientes deben ser tomados en cuenta.

Además se debe atacar con severidad de delitos ligados a las drogas. Pero para personas que han cometido delitos menor se debe buscar alternativas al encarcelamiento.

Las 3 convenciones y la declaración universal de Derechos Humanos deben ser el marco de acción. Estamos convencidos que este marco es amplio y diverso, para incluir las necesidades nacionales específicas. Concluimos con la necesidad de desarrollar buenas políticas e incitar la aplicación de la ley para las actividades ilícitas.

 

Intervención del Ministro de justicia de Tailandia | Agradecimiento por la organización del evento. Las drogas y las sustancias psicotrópicas menoscaban el bienestar de todos. No podemos seguir haciendo frente a esta situación. No estamos tratando de decir que seamos los mejores. Pero queremos compartir experiencias aplicables en otras regiones.
El triangulo de oro nos recuerda que el problema es internacional. Es una región con una historia de producción de cannabis y opio. Hoy en día nos complace decir que nuestras acciones han reducido la producción de opio a cantidades insignificantes.

Pero persiste un problema: los químicos precursores que causan mucho daño. Se hace un llamado a los países productores de estos químicos. Hoy en día, estos países de origen deben buscar las fuentes de la producción, y atacarla. Como respuesta, hemos establecido una cooperación conjunta en la región del bajo Mekong. Hemos visto que las redes ilícitas se han expandido, y las medidas nacionales son insignificantes. Se debe llevar a cabo una acción de cooperación.

El desarrollo alternativo en Tailandia ha mostrado avances contra pobreza, por el acceso a la salud pública. Tailandia esta dispuesto a compartir sus experiencias.

En este momento la aplicación de los Tratados está en riesgo. Tailandia reitera que este marco es su marco de acción. Pensamos que no se debe encarcelar a los consumidores, y se deben desarrollar medidas para su tratamiento. Sobre todo frente a la población carcelaria femenina, con un código que tiene castigos proporcionales.

Reiteramos la importancia de la cooperación internacional y proponemos que los asuntos tratados en este periodo de sesiones sean integrados en medidas operativas.

 

Yesid Reyes Alvarado, Ministro de Justicia de Colombia | El noble deseo de continuar la lucha contra el flagelo de las drogas no se traduce en éxito. Los carteles de droga han sido duramente golpeados, muchas veces con el sacrificio de muchas vidas; pero 40 años después, el mundo ha cambiado. La diferencia entre productores y consumidores se torna cada vez más difusa. Las drogas de origen natural comienzan a ceder terreno a las sintéticas.

Los éxitos parciales contrastan con nuevas realidades. Las cifras mundiales de consumidores rondan 150millones. 5 de cada 6 no tienen acceso a tratamiento y muchos mueren por problemas fácilmente prevenibles (mala calidad de sustancias, falta de higiene, sobredosis).

Otra realidad preocupante es el poco acceso a analgésicos controlados. Una nueva sustancia comienza a circular mientras hago esta declaración, y comunidades continúan a la merced de entidades criminales. Cada minuto, un joven marginado muere relacionado al tráfico de drogas. La corrupción pernea el sistema de justicia y degrada el tejido social.

Sería un despropósito mantener inalterada una política de hace 40 años pretendiendo que dará nuevos resultados. Urge dejar una vision monocromática del problema y moverse hacia análisis más complejos. Es por eso que Colombia, Guatemala y Mexico llamaron a revisar la política de drogas.

Roto el tabú del debate, ha ganado fuerza la idea de que se debe privilegiar el enfoque de salud pública frente al puramente represivo. Podemos así comenzar a emprender la senda de la reducción de daños.

Se necesita también que la política de drogas no esté separada de la defensa de los derechos humanos. Y esto en armonía con el objetivo último de las Convenciones. Los tratados de derechos humanos deben ser fuente para entender el control de drogas.

Las voces se multiplican para interpretar las Convenciones de manera flexible. Las realidades de todos los países no son idénticas alrededor del mundo.

Si privilegiamos el enfoque de salud, con alusión expresa a adoptar medidas de reducción de daños; respetando estándares de derechos humanos que la comunidad internacional defiende; y aceptando cierta flexibilidad, estaríamos mostrándole al mundo que no somos ciegos a la evidencia de años de lucha contra las drogas. Que somos conscientes de los cambios y no somos tan necios como para mantener una política de drogas que requiere adaptación.

Otro paso importante es la creación de un grupo de expertos para el estudio de alternativas. No se trata de suplantar la CND sino que un grupo proponga directrices sobre reducción de daños, nuevos retos, acceso a sustancias controladas, el fortalecimiento de la cooperación internacional, responsabilidad compartida. Permitiría realizar la necesidad de monitorear y evaluar la política de manera constante.

No pretendemos legalizar las drogas ni desconocer las Convenciones, sino reconocer que tenemos que adaptarnos a nuevas realidades y retos. Y cito de nuevo a Einstein: sería una locura mantener la política inalterada esperando que de resultados que no ha dado hasta ahora.

La declaración completa está disponible aquí.

Irán | Felicitamos al señor Kaluzka por su elección a la presidencia de la mesa de la CND. También al Sr. Fedotov por la organización de esta reunión. También por los esfuerzos de la Junta de la UNGASS y la participación activa de los países durante todo el año. La reunión viene a destacar principios de cooperación y para estimular la lucha contra la lacra de las drogas que causa tanto sufrimiento humano.

En un esfuerzo para hacer frente, desde 1998, la comunidad internacional ha adoptado instrumentos legales para hacer frente al problema de las drogas. Ha habido esfuerzos permanentes en este sentido: una estrategia amplia basándose en el principio de la responsabilidad compartida, por ejemplo.

La reunion plantea los logros en matera de fiscalización y permite arrojar luz en los retos pendientes. Todo con miras a la UNGASS de abril.

La posición de Irán es la siguiente. Apoyamos el papel central de la CND y el rol primordial de la JIFE. La República Islámica de Irán  valora los esfuerzos en la definición de una estrategia equilibrada basada en los instrumentos existentes.

Irán trabaja infatigablemente contra el narcotráfico en paralelo a distintos oferta y demanda, el país llevará a cabo una campaña contra la narco-mafia y su tráfico. Está en nuestra agenda de políticas de reducción de la oferta.

Los retos cambian dependiendo de la región y se deben encontrar maneras de tomar en cuenta estas particularidades y considerando la aplicación proporcional. Hemos tenido perdidas importantes relacionadas al trafico, cultivo y producción. Los instrumentos existentes son bastante útiles para elaborar planes destinados a hacer frente al problema mundial de las drogas. Por ejemplo, mejorando la legislación y procedimientos.

También hacemos hincapié en el tratamiento y la reinserción social. Tenemos planes de alternativas a la prisión. Un número de mecanismos de este tipo están actualmente siendo concebidos e implementados para reducir la población cancelar y aumentar el apoyo y servicios sociales en prisión.

La seguridad social y la salud son los pilares de este enfoque amplio para abordar la amenaza de los estupefacientes. Por eso forma parte de nuestra estrategia la accesibilidad a medicamentos controlados, mientras se evitan los desvíos.

También tenemos políticas para reducir las consecuencias negativas relacionadas al consumo, y de salud pública. Con nuestros programas de reducción de daños, por ejemplo. Reduciendo por ejemplo la tasa de muertes por uso de drogas, de infección de VIH/SIDA, actividades de empoderamiento de las personas y reinserción social, programas sociales en cárceles.

Junto con estas medidas, tenemos programas de prevención primarios. existe un plan amplio para prevenir el uso de niños y jóvenes. Para mujeres niños y jóvenes, hay una amenaza creciente como consecuencia del terrorismo, migraciones no deseadas y la crisis económicas. los jóvenes tienen que ser prioritarios. En ese sentido, ponemos acento en la inserción escolar.

Hay programas de ONG colaborando a la reducción de la demanda, lo que muestra nuestra simpatía a colaborar con el sector privado y terciario.

La comunidad global está de acuerdo con la necesidad de programas de desarrollo alternativo. Irán cree que el éxito depende del desarrollo socioeconómico, evitando la privación material de las poblaciones. Se necesitan directrices sobre desarrollo alternativo, inspiradas en el principio de la responsabilidad compartida. La mafia de la droga buscara otras zonas cuando acaben los cultivos en una region en particular. Pero si evitamos la pobreza, fallarán sus planes.

Esperemos que la UNGASS siente las bases para que la comunidad global haga frente al problema de las drogas respetando particularidades entre países, y su igualdad. El problema mundial de las drogas es un problema humanitario, técnico y global. La politización de esto puede limitar el éxito de la estrategia.

Resaltamos los instrumentos existentes que apuntalan la política de drogas.

Ministro de Sanidad de la República Checa | Se une a la declaración de los Países Bajos en nombre de la UE. Algunos países se muestran preocupados por las dificultades del sistema de control internacional. La guerra contra las drogas ha fracasado y los países están obligados a ser consecuentes con los países que solicitaron esta UNGASS. No podemos ignorar cómo la guerra contra las drogas se exportaron a estos países.

La República Checa busca una política de drogas integral, equilibrada y basada en los derechos humanos. Hemos experimentado distintas versiones de políticas. Despenalizamos el uso en los años 90; se trata de un delito administrativo con multas y advertencias. Las despenalización funciona. Invita al evento lateral co-patrocinado por la República Checa.

Tenemos el numero mas bajo de sobredosis por drogas ilícitas per capita. Prevalencia más baja de VIH y hepatitis C entre personas que inyectan drogas. La violencia relacionada al consumo es prácticamente inexistentes. El 80% de los usuarios dependientes están en contacto con servicios sociales.

Hay cosas que la sociedad civil hace mejor que cualquier gobierno, y hemos puesto esto en valor.

Hemos hecho lo posible para que el daño de las drogas se reduzca. Minimizar el consumo es una forma, pero también hay otras.

Queremos resaltar algunos temas para el documento final de la UNGASS. No se puede aceptar la pena de muerte porque las fallas en la justicia son muy comunes, especialmente en materia de delitos sobre drogas. No podemos aceptar la pena de muerte por delitos relacionados a la droga y esto debería estar en el document final. Deberíamos también hablar de la proporcionalidad de las sanciones, que es un principio básico para la aplicación de la ley. No es solo evitar penas desproporcionadas, sino que también la penalización puede llevar a la estigmatizaron y marginalización, lo cual daña a la sociedad entera.

Tenemos datos científicos que la reducción de daños salva vidas mejora la salud del publico y ahorra fondos.

La política de drogas es un area muy compleja, y es difícil cuantificar valores: religiosidad, etc. Pero hay valores fundamentales que apuntalan el sistema internación que deben ser respetados (ex. Derechos humanos).

No se trata de abandonar los Tratados, sino de ser honestos con la lógica por la cual se llamó a una UNGASS.

Si sentimos que estamos atascados, tenemos que tomar en cuenta el punto de partida de las Convenciones: el bienestar y la salud.

Si nuestro documento es pobre, es mejor no aprobarlo. Si trabajamos de manera honesta, no permaneceremos en silencio; tendremos un mejor documento para un mejor futuro.

Ministro de Antinarcóticos de Afganistán | El UNGASS 2016 será una oportunidad importante para moldear nuestros esfuerzos colectivos para hacer frente a los retos que presenta el problema de las drogas. Nos complace que Afganistán ha actuado como Primer Vicepresidente de la Junta. Nos complace también continuar participando de manera activa. Nuestras deliberaciones en esta etapa final del proceso deben finalizar con lo que esperamos del documento de resultados de la UNGASS.

En el año 2015, a pesar de las amenazas de seguridad en la mayoría de las areas donde se cultiva adormidera; se redujeron los cultivos de 19% y se aumentó 40% la erradicación de la adormidera. Pasaron los cultivos a 183000 hectáreas. Es un gran logro para el país y sus socios.

También desde el punto de vista de las fuerzas de seguridad. Se incautaron 256ton de distintos tipos de estupefacientes. Se aumento de 18% las operaciones de incautación. Se detuvieron a 2844 traficantes de drogas; un aumento del 6%. Se destruyeron 32 laboratorios.

El cultivo ha primado en las situaciones más inseguras del país. Hay un vínculo directo entre el cultivo, el terrorismo, la insurgencia y la inseguridad. En Afganistán y en el mundo entero. Si la seguridad se deteriora, el cultivo aumentara y la inseguridad aumentará en la región y en el mundo entero. Por ello requerimos un enfoque integrado que tome en cuenta asuntos de seguridad.

El cultivo también depende de la demanda, el trafico de precursores, la continuación de flujos financieros relacionados a la droga, el desempleo, la pobreza y sustentos de vida alterativos.

Cualquier enfoque que no se concentre en el desarrollo rural, será ineficaz para luchar contra estupefacientes en el país.

También debemos abordar el control de precursores, la interdicción.

La cooperación regional sigue siendo clave a la hora de afrontar el problema de la droga.

Se necesitan esfuerzos más intensos para llevar a la práctica los compromisos internacionales. Basados en el principio de responsabilidad compartida. Particularmente se necesitan más esfuerzos sobre la asistencia técnica.

A pesar de diversos retos, el gobierno tiene toda la intención de continuar aplicando medidas bajo una estrategia amplia y equilibrada. Conforme a esto elaboramos nuestro plan de acción nacional.

Afganistan no puede hacer esto por sí sola. Agradecemos los esfuerzos internacionales, pero se necesita más colaboración.

Nuestras prioridades son las siguientes: bloquear los recursos financieros de los traficantes y terroristas, aumentar la capacidad de las agencias anti-narcóticos nacionales (detección, equipamiento, etc.), disminuir la drogadicción en el país y la región (hay más de 3 millones de ‘drogadictos’ en el país), mejorar la coordinación, fiscalización de precursores, el desvío de manera más eficaz, apoyar los programas de desarrollo sostenible.

Rusia, Director del Instituto de Fiscalización de estupefacientes

Rusia quiere presentar propuestas de nuevas medidas y enfoques que ayudarán a mejorar los posiciones alrededor de todo el mundo. Pero se recordamos que nos oponemos a toda legalización. Como se ha mostrado históricamente en la China de finales del siglo 19, la legalización aumenta el consumo. El sistema internacional que comienza en Shanghái ataca este aumento y mejora la situación. El régimen de estos 100 años sigue este patrón. Pero hoy en día se concluye que los problemas de las sustancias estupefacientes son de salud y delincuencia. Pensamos que estas visiones olvidan los riesgos a la seguridad, frente a delincuencia transnacional, que forman en objeto político alternativo (fuera del Estado). Existe un lazo muy fuerte entre las organizaciones terroristas y el narcotráfico. Se dice que

las organizaciones terroristas son un instrumento de los capitanes del narco-negocio. Pero son los capitanes del narco-negocio que utilizan recursos para crear organizaciones terroristas que luchen contra sus opositores. Una prueba son los problemas en América latina, donde existen mucha violencia, como en El Salvador, pero no se aborda el tema como terrorismo. Esto se encuentra también en Oriente medio, en África central y occidental. Se generan economías ilegales que debilitan los estados soberanos. Tenemos que cambiar el estatus del problema de producción y narcotráfico para ponerlo en pie de igualdad con problemas de terrorismo. Los problemas de narcotráfico son una amenaza para paz y seguridad internacionales. Se debe ampliar el arsenal de medidas que utilizamos para atacar estos problemas.

Tenemos que aplicar medidas equivalentes a las aplicadas contra organizaciones terroristas. Para atacar la producción de heroína afgana y la producción de cocaína en América latina.

 

Ecuador: Rodrigo Suarez, Secretario técnico de prevención de drogas de Ecuador.

Ecuador suscribe en su totalidad la declaración de Santo Domingo de la CELAC (3-4 marzo del 2016) que refleja el consenso de la comunidad en esta materia. En abril 2016, la UNGASS marcará con seguridad las líneas de acción para los próximos años en esta materia. Queremos hacer parte de nuestros lineamientos con un énfasis en niños, niñas y adolescentes. En octubre del 2015, la Asamblea nacional del Ecuador propuso una nueva ley de drogas, y la pasa a la secretaría que articula la política en la materia para actuar de manera integral, la salud de la población. La prevención del consumo, la atención integral a consumidores problemáticos, y la seguridad integral son temas claves. En este sentido procuramos asegurar mediante un enfoque de genero y desarrollo los derechos de salud, trabajo, y justicia. Para eliminar las practica judiciales que puedan generar prejuicios y marginalización de consumidores de drogas. En Ecuador se desarrollan acciones para integrar a las comunidades en programas de medio ambiente. Entre ellos, el desarrollo alternativo-preventivo que busca resaltar las capacidades de la población para la toma de decisiones. El desarrollo alternativo preventivo debe llevarse a cabo de manera eficiente.

Además, se debe aplicar un principio de proporcionalidad en materia de penas para los que desarrollen practicas ilícitas. Postulamos la abolición de la pena de muerte, incluyendo los delitos en relación a drogas. Y motivamos la coherencia en temas de desarrollo, seguridad, derechos humanos y justicia. Las respuestas deben venir, no solo de la JIFE y ONUDD, pero de ONUPD, ONU Mujeres, ONU Sida, UNESCO, OMS; y debe integrar la participación de la sociedad civil y academia. Recalcamos el trabajo conjunto en la región, y el desarrollo internacional.

Pero Ecuador tiene una preocupación particular frente al micro-tráfico. Estos pequeños vendedores son el último eslabón de la cadena de tráfico y significa un riesgo para la población, en particular niños, niñas y adolescentes. Buscamos atacar esto.

Estamos seguros que la UNGAS será un momento para discutir de manera practica y eficaz, para obtener mejores resultados. La guerra de las drogas no se ha ganado ni se ganará con el prohibicionismo extremo. Es necesario desarrollar nuevos enfoques para nuevas realidades para mirar la realidad de manera mas efectiva. Es necesario si queremos cambiar.

 

 

Perú: Luis Alberto Otálaro, Comisión para la vida sin drogas.

El contexto actual en materia de drogas es especial. Nos encontramos en una situación en la que la comunidad internacional está atravesando por un debate en el que algunos países plantean este proceso como un fracaso de la comunidad internacional. Pero esto se desvía de la atención y el esfuerzo para combatir el problema mundial. Renunciar a una política global resulta contrario al sistema internacional cuya regla fundamental está basada en el respeto del marco internacional. Se deben respetar los tratados, y las políticas soberanas de los estados.

Existen así 2 visiones: una que presenta la política como un fracaso, y otra para la profundización de la política actual bajo el vigente marco jurídico y político internacional. Hay un escaso interés de los países que defienden la primera propuesta por el respeto de la s convenciones y tratan de minar la importancia del marco internacional. Se intenta menoscabar las funciones de la CND con propuestas para crear mecanismos paralelos a estas visiones. Perú, como la mayoría de las naciones, se alinean en la 2ª visión. Las nuevos abordajes no sin nuevos, ya que las interpretaciones de los tratados son flexibles. Perú tiene una convicción que la política internacional contra las drogas este enmarcada dentro de los tratados. Y reafirmamos la declaración política de 2009 y su plan de acción. Respetamos firmemente a la JIFE como órgano independiente y casi judicial par el respeto de los tratados.

Reconocemos los logros que hemos alcanzando pero reconocemos también los desafíos a los que nos enfrentamos. Un enfoque integral, multidisciplinario, basado en evidencia científica y el pleno respeto de los derechos humanos es necesario. Pero vamos a hablar claro: no se debe priorizar un componente sobre otro. Subrayamos con la gran mayoría de los estados la importancia de CND como el órgano de decisión. La UNGASS será el espacio donde podremos examinar los progresos sobre la declaración política, incluida evaluación de logros y los retos. Se definen esferas prioritarias de acción. Este año esperamos que el documento necesario refuerce la declaración política y el plan de acción. Necesitamos Fortalecer la cooperación internacional en materia de drogas.

Tenemos un especial énfasis en el desarrollo alternativo para sacar a las personas de la ilegalidad y proponer nuevos sectores, como el cacao. Creemos que tenemos el marco adecuado, los principios éticos y la necesidad de resaltar el modelo de desarrollo alternativo sostenible que el país ha impulsado.

 

Estados Unidos: Michael Botticelli, Director de la política nacional de control de drogas de los Estados Unidos.

Existe una dificultad para abordar el problema de consumo de drogas. Dependencia, adicción, sobredosis. Y además esto genera una demanda de drogas ilícitas. Por esta razón, es importante que los sectores dela justicia y salud colaboren, es el elemento de la política de USA desde 2015.

Hemos aprendido mucho sobre la importancia de las inversiones en salud pública. La adicción es un problema del cerebro. Y se puede tratar y curar. Hemos avanzado y debemos seguir avanzando. Los tratados permiten ajustar la legislación nacional. Las medidas punitivas no ayudan a recuperarse. Los encarcelamientos prolongados son para los narcotraficantes no para los consumidores. Necesitamos reducir el número de usuarios. Pero no dañar a las personas y sí ayudarles. Por primera vez en la historia, Estados Unidos han previsto aumentar los esfuerzos para la reducción de la demanda. Para aumentar el acceso a quienes tienen problemas de consumo.

Tenemos que trabajar para mejorar la salud y el bienestar. El aumento de medicamentos puede ser problemático pero no podemos reducir el acceso a los mismos. Es importante que abordemos las poblaciones con menos accesos. Debemos tratar los problemas de maneras especificas, mujeres, niños y niñas, población LGBT… El UNGASS es una ocasión para incitar reformas con mejor sustento científico, alternativas al encarcelamiento, prevención de la violencia. Necesitamos crear políticas más sanas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *