Diálogo informal con el Presidente de la JIFE

Werner Sipp, Presidente de la JIFE: Gracias al VNGOC por esta reunión y espero con interés este diálogo y continuar nuestra cooperación – tanto aquí en Viena y en nuestras misiones en otros países. Su participación y puntos de vista han sido siempre valiosos, y los apreciamos en varios contextos en todas las regiones del mundo. Las ONG han sido fundamentales en la aplicación de las políticas de drogas en muchos países, especialmente en las áreas de sensibilización, tratamiento y rehabilitación a nivel de las base. A medida que han surgido nuevos retos, la comunidad internacional debe buscar nuevas formas de cooperación, incluyendo la sociedad civil y la comunidad de ONG. En los últimos años, los foros de ONG durante la CND han proporcionado una plataforma para la comprensión compartida. El problema de las drogas es complejo y de múltiples facetas, que involucra diferentes entornos sociales, culturales y políticos. El acceso limitado al empleo, la violencia, etc., son factores que inciden en la problemática de las drogas. La JIFE ha subrayado que un enfoque integral y equilibrado debe tener en cuenta todos estos factores. Al igual, quiero reconocer el trabajo de varias ONG pioneras, que trabajan en el tema del acceso a los medicamentos, lo que la JIFE ha estado abogando desde hace muchos años.

Preguntas:

Katherine Pettus, IAHPC (y Vicepresidente del VNGOC): ¿Qué recomendaciones específicas está tomando la JIFE para mejorar la situación en lo que atañe al acceso a los medicamentos? ¿Cuál es el papel de la OMS?

Werner Sipp: En nuestros informes, hemos identificado que hay un desequilibrio importante en la disponibilidad en todo el mundo. Luego trató de identificar los obstáculos detrás de este problema – hemos encontrado que se habían desplazado desde nuestra última informes en 1995 y 2010. Hay un cambio en la percepción de los gobiernos. Hemos recibido respuestas de más de 100 gobiernos. Un problema importante es la falta de formación y de sensibilización de las personas que trabajan en el campo de la salud, mientras que otras barreras legislativas ya no son vistas como un problema tan grande. Hacemos un llamado a los gobiernos a cambiar sus sistemas y legislación para reducir estos impedimentos. Estos medicamentos no deben ser excesivamente restrictivos, por eso nos estamos centrando en estos impedimentos. Creemos que nuestras recomendaciones, en nuestro informe, son las prácticas – sin embargo, reconocemos que son difíciles de poner en práctica para muchos países, especialmente los que tienen una falta de personal, de instituciones y de conocimiento. Por eso, es un asunto de la comunidad internacional para ayudar a estos países. La llamada principal de la comunidad internacional es ayudar a aquellos países que están en necesidad.

La OMS tiene un papel importante que desempeñar y estamos en constante diálogo con ellos y estamos alentando a ellos de participar. Por ejemplo, se pueden organizar seminarios de formación en los países que necesitan. Lo que podemos hacer como la JIFE, es mostrar a los países como evaluar mejor a sus necesidades y presupuesto – pero la formación médica no es nuestra capacidad, por lo que en este caso hay que llamar a la OMS para ayuda. Tuve varias reuniones con la OMS y están dispuestos a trabajar junto con nosotros. Por ejemplo, tenemos la intención de ofrecer un programa de entrenamientos – incluyendo talleres regionales en África oriental (el próximo mes) y en el sudeste asiático. Los informes de la JIFE llaman la atención sobre estos temas, pero esto es también una de las primeras cuestiones que se discuten con los socios durante las visitas de campo. En cada país, las razones y los obstáculos son diferentes. Esto debe ser evaluado por los respectivos gobiernos, con nuestra ayuda. Les mostramos que tienen que mirar sus propias capacidades, sistemas y legislación. El resultado es diferente en cada país, por lo que debe ser modesto – no podemos cambiar la situación de inmediato, pero podemos ayudar.

Ross Bell, IDPC: ¿Cuáles son las actividades o circunstancias de las que la JIFE está recomendando alternativas al encarcelamiento?

Werner Sipp: Los puntos de vista de la JIFE se inician a partir de las propias convenciones: éstas no requieren de los Estado miembros condenar o castigar a los consumidores de drogas. En las tres convenciones, hay artículos y disposiciones que dan espacio para alternativas, Así que estas no son las condiciones de la JIFE, pero las condiciones de las convenciones: debe ser un delito menor, y que debe ser un usuario de drogas. En este caso, se encuentra en las tres convenciones una posibilidad de evitar el castigo, no sólo el encarcelamiento – todo tipos de castigos, incluyendo la sanción administrativa. Todo esto es parte de proporcionalidad. Las convenciones también dicen que los delitos graves deben ser castigados más en serio – pero que los delitos menores no tienen que ser castigados de esta manera. Así que existe este equilibrio en el sentido de las convenciones, que dan a los gobiernos la discreción para determinar la naturaleza y la gravedad de la respuesta, y abstenerse de cualquier castigo o condena en favor de medidas alternativas: educación, tratamiento, rehabilitación, intervención temprana, y toda una gama de diferentes medidas que se pueden tomar en lugar del castigo. Esta no es la posición de la JIFE, es el texto de las convenciones. Por lo tanto, estamos alentando a los gobiernos a utilizar estas flexibilidades, que, en nuestra opinión, no están siendo utilizadas suficientemente. El año pasado, en un evento paralelo organizado por el Portugal durante la CND, pidieron nuestra posición sobre el modelo portugués. Discutí de la misma manera, que sus “comisiones de disuasión ‘están perfectamente en línea con lo que las convenciones se les permite hacer. Alentamos a los gobiernos a hacer mayor uso de estas flexibilidades.

Deborah Small, Defensora Nacional para Mujeres Embarazadas (EE.UU.): ¿Cómo clasificarían delitos menores entre las mujeres?

Werner Sipp: Nuestra recomendación sería exactamente la misma. Los gobiernos tienen que aplicar el principio de proporcionalidad, y deben tener en cuenta la gravedad de la ofensa causada. Si estos son delitos de gravedad menor, entonces tienen la opción de no aplicar castigos severos. Pero esto es un problema general. Reconocemos que dentro de la política de drogas, hay problemas muy específicos de género, y el capítulo 1 de nuestro próximo informe estará dedicado a las drogas y las mujeres – tanto el consumo de drogas entre las mujeres, sino también la respuesta de la política de los gobiernos a las situaciones específicas de las mujeres. Reconocemos que este es un tema de interés para el debate actual, y por eso vamos a tomar esto en cuenta.

Arthur Dean, EE.UU.: Hemos visto varios países violar las convenciones más allá de las flexibilidades que usted han descrito. ¿Qué están usted o los miembros de la Junta planificando a hacer con estos países que son definitivamente en violación?

Werner Sipp: Supongo que están pensando en algunos estados de los EE.UU., y también Uruguay, que han regulado los mercados de cannabis. Este es un asunto de gran preocupación para la JIFE, como nuestro papel es mirar a las políticas nacionales sobre drogas y decidir si es o no, en cumplimiento con los tratados. Nuestra posición es clara: existe la obligación fundamental de los Estados para limitar el uso de drogas exclusivamente a fines medicales y científicas, y establecer el uso no médico, como infracción punible. Esto es muy claro, no hay flexibilidad. Flexibilidad existe más tarde, cuando se trata de la reacción y la respuesta al uso no medical – aquí tenemos varios niveles de flexibilidad. Los Estados no están obligados a penalizar a las personas y pueden abstenerse de castigar. Pero además de eso hay muchos aspectos y obligaciones que están sujetas a los principios constitucionales del país. Otras obligaciones, como para castigar la tenencia para consumo personal, están sujetos al principio general de la legislación del país. Por lo tanto, esto le da una gran sala de maniobra para el país, y hay muchas posibilidades diferentes. Pero la obligación básica es limitar el uso a fines médicos y científicos. En Uruguay, he tenido un muy buen diálogo con el gobierno. La primera declaración fue siempre que lo que están haciendo está fuera de las convenciones, mediante la regulación y permitiendo el uso no médico. Las convenciones no permiten una cláusula de escape, es decir, para la experimentación. Pero, al mismo tiempo, las convenciones están en manos de los gobiernos. Los estados son los dueños de las convenciones y, en principio, pueden cambiarlos. Pero tal y como están, esto es una declaración muy clara.

Richard Elliott, Canadian HIV Legal Network: Aprecio sus comentarios sobre los límites de las flexibilidades en los tratados para la regulación y legalización, y creo que esto es correcto, como cuestión de derecho. Para aquellos países que no cumplan con los tratados o que pronto pueden hacerlo, ¿qué papel se ve por la JIFE en una discusión de las propuestas de modificación de los tratados?

Werner Sipp: Nuestro papel en este caso es bastante difícil. Por un lado tenemos el mandato y la obligación de decir lo que es y no está en las convenciones, pero también tenemos un mandato para ayudar a los gobiernos para cumplir con las convenciones. Así que hay que trabajar con los gobiernos para ver si había una manera de que podían volver. Pero esto es una cuestión política. Pero nuestro mandato es de ayudar a los gobiernos a cumplir. Si continúan en incumplimiento, tenemos la obligación de mantener el diálogo abierto. Cuando visité Uruguay, les pregunté cómo se implementan sus modelos, ¿cuáles son los problemas y cuál es el impacto en el consumo, en la criminalidad, en los sistemas de salud? Estas son todas las cosas, independientemente del hecho de que no están en línea con las convenciones, que son de interés para nosotros y nos siguen a investigar como parte de nuestro continuo diálogo con estos países.

David Borden, Stop the Drug War (EE.UU.): Muchas agencias de la ONU, incluyendo la JIFE previamente, han apoyado la idea de que las convenciones no se deben cambiar. ¿Por qué es esto, cuando hay disposiciones que las convenciones se pueden revisar o actualizar? Además, ¿cuál es su reacción a la idea de conflictos irreconciliables entre las convenciones sobre drogas y obligaciones de derechos humanos? – ¿está de acuerdo en que las obligaciones de derechos humanos son lo primero? Por último, las convenciones no definen fines médicos y científicos, por lo que estos términos son abierta y podrían experimentos en términos de nuevas políticas será permitida?

Werner Sipp: Los tratados sobre el control de las drogas tienen como objetivo último de promover la salud y el bienestar de la humanidad, que es un derecho humano. Así que no hay ninguna contradicción. La comunidad internacional, en la redacción de estas convenciones, dijo que la salud y el bienestar se garantizan mejor limitando el consumo de drogas a fines médicos y científicos. Así que en nuestros ojos, no hay contradicción entre el control de drogas y derechos humanos. Pero en la aplicación, no puede haber, por supuesto. Hay algunas formas de tratamiento que somos muy escépticos de que están en consonancia con los derechos humanos. Es una pregunta muy difícil.

En cuanto a cambiar las convenciones, somos modestos y esto no es nuestro negocio. Esta es la tarea y responsabilidad de los estados. Entonces estaremos obligados a vigilar las convenciones que han cambiado, ya que están elaboradas y firmadas por los estados. Así que no podemos decir a los Estados de no cambiar las convenciones. Es posible que los Estados pueden llegar a otras opciones. Si la comunidad internacional hace otra convención, o cambia las ya existentes, todavía trabajaríamos con ellos. Así que no promueve ni oponerse a esto.

Sobre el concepto de experimentación científica en las políticas, este reciente artículo escrito por un miembro de la JIFE fue escrito a título personal, y no ha sido discutido por la Junta todavía. Personalmente, creo que el concepto de la ciencia no se define en toda su extensión. No se puede, como legislador, definir lo que es la ciencia de una manera que no va a cambiar. La ciencia cambia, y ahora es diferente de la de 1961. Los métodos médicos han cambiado. Así que estos son conceptos abiertos y deben ser abiertos y deben ser adaptados. No se puede definir lo que es el uso científico o médico – que depende de lo que la comunidad médica nos dice que es un método aceptado. Vamos a discutir más a fondo en la reunión del INCB en mayo.

Michael Kravitz, Veteranos por Cannabis Medicinal de acceso (EE.UU.): Teniendo en cuenta que el cannabis está actualmente fiscalizado de manera similar a la heroína; basado en la evidencia a partir de 1935, ¿esto, por tanto, evita que la JIFE promueve cannabis como medicina? ¿Qué pueden o no pueden hacer?

Werner Sipp: No utilizamos la palabra “promover”, que acabamos de explicar nuestros puntos de vista. Si una sustancia está prevista en los convenios, que todavía puede ser utilizado con fines médicos. Así que esto está bien. Si se reconoce este uso, entonces se debe utilizar. Si el cannabis puede ser usado en medicina o tiene un impacto medical o terapéutico, esto es algo que no podemos decidir. Un mecanismo es la OMS y les hemos exhortado durante mucho tiempo para hacer una evaluación y decir a los gobiernos lo que piensan es la utilidad terapéutica del cannabis. Otro mecanismo es lo que dicen los gobiernos sobre el impacto terapéutico a continuación, se puede utilizar para uso médico. Esto también está bien, cuando se pasa en un marco dado en las convenciones. Si se prescribe, tiene que haber una cierta agencia y regulaciones seguidas, (que no siempre se cumplen en los países que tienen el cannabis medicinal). Así que esto está bien siempre que se haga en el marco y los procedimientos en los convenios – no recomendamos prohibirlo, solo explicamos que este es el significado de las convenciones.

Thanasis Apostolou, Asociación Diogenis: Esto es una información importante, que los estados deben ver, debe ser publicado. El reciente documento no oficial de la ONUDD ha sido retirado pero esto debe convertirse en un documento real, con el fin de hacer esta posición clara.

Werner Sipp: El papel de la ONUDD no se hizo en conjunto con nosotros, y es vago. No me gusta el término ‘descriminalización’, que no es suficientemente bien definido. La respuesta a una conducta ilícita exige que el acto es criminal, pero la respuesta no tiene que ser de índole penal. Nuestro papel en el período previo a la UNGASS es explicar lo que he dicho hoy en muchos foros, y lo que voy a decir también en la propia UNGASS. Tratamos de mostrar y explicar a los gobiernos las posibilidades dentro de las convenciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *