Sesión Plenaria – Viernes – Punto 6: Seguimiento del período extraordinario de sesiones de la Asamblea General sobre el Problema que se planteó en 2016, incluidas las siete esferas temáticas del documento final del período extraordinario de sesiones.

Facilitador post-UNGASS. Doy la palabra a Uruguay.

Uruguay. Documento final suma importancia en política de droga, aplicación de las recomendaciones muy importante para retos emergentes, enfoque de políticas de drogas enfocarse en derechos humanos, convivencia, trastornos de drogas son prevenibles, tratables. Uruguay aboga por enfoque cuyo centro sean las personas y las sociedades, Uruguay considera necesario profundizar cooperación, diálogo continuo entre gobiernos, académicos y sociedad civil, importancia participación sociedad civil, comunidad científica y poblaciones afectadas. Evaluación de resultados aplicación recomendación UNGASS. A Necesidad abolir pena de muerte por delitos de drogas, opción de reducción de riesgos y daños.

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra a la Republica de Corea.

Corea. Tratar uso indebido de drogas entre jóvenes, lanzamiento campaña de sensibilización contra uso indebido de droga, castigo duros para delincuentes mayores de 18 años, a pesar de esfuerzos, tipos de trafico se han hecho más complejos, recalcar cooperación internacional de manera colectiva necesidad de enfoque multilateral, proteger de peligro de drogas.

Facilitador post-UNGASS. Tiene la palabra Omán.

Omán. Estamos de acuerdo con documento final de la UNGASS, felicitamos esfuerzos de la ONUDD, interés especial a las tres convenciones, piedra angular en que se basan todos los esfuerzos en materia de lucha contra la droga, estimamos que comisión de estupefacientes órgano más importante, país colabora activamente con la ONUDD sobre todo en marco de programas de reducción de oferta y demanda y programas de capacitación de personal, toda política en base de 3 convenciones, legalización va en contra de dichas convenciones.

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra a Palestina.

Palestina. Comprometidos a enfrentar problema para asegurar salud de sociedad Palestina, saludamos plan para desarrollo sostenible, responsabilidad común y compartida, debe tratarse de manera multilateral, estado de Palestina es país de tránsito, programas que aseguran estado de derecho, política antidrogas en varias partes de nuestro territorio, como país ocupado nuestras autoridades no pueden trabajar como nuestros homólogos, gobierno ha desarrollado estrategias y plan anti drogas, reducción de demanda y medidas aplicadas en base a las 3 convenciones y convención crimen transnacional, programa de cooperación con ONUDD, UE y Europol, formulado política nacional anti estupefacientes y sistema de justicia penal en colaboración con ONUDD, colaboración con gobierno de Corea, reafirmar asociación estratégica con Europol y apoyo para fuerzas de policías y unidades antinarcóticos, ley de 2015 iniciado programa de terapia sustitutiva de opio, tenemos un laboratorio criminalístico, mejorando cooperación con sociedad civil,  gobierno palestino apoya todos esfuerzos nacionales e internacionales, país de tránsito necesidad de asistencia técnica, grandes desafíos,

Facilitador post-UNGASS. Tiene la palabra la OMS.

OMS. Organismo de salud pública de la ONU saluda resultado de la UNGASS, apoyar implementación de declaración política OMS desarrollar función normativa, seguir desarrollando directrices y normas, proporcionar apoyo técnico, esfuerzos especiales para promover e implementar afecciones debidas a las drogas, proporcionar a entidades de salud para fortalecer a respuestas de salud pública, estrecha cooperación entre OMS y la ONUDD, esencial. VIH y hepatitis viral, implementación de paquete de reducción de las intervenciones, ONUSIDA objetivo 2020, prácticas basadas en evidencia, intensificar actividades, apoyo técnico a los países, cumplir mandato, Comité de experto proporcionará soporte técnico para la CND, vigilar mortalidad y morbididad, atención especial a la vigilancia y tratamiento para el uso de drogas, compromiso para desarrollo de capacidades, conclusión la OMS reconoce a la ONUDD entidad líder en concepto de drogas, hará todo lo posible para apoyar la implementación de las recomendaciones operacionales, necesitara recursos, esperamos apoyar asociaciones.

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra a

PNUD. Me complace hacer esta intervención en nombre del PNUD. En septiembre de 2015, los Estados Miembros de las Naciones Unidas adoptaron el Desarrollo, que abarca 17 metas de desarrollo sostenible o SDGs. Al hacerlo, Se comprometieron a “no dejar a nadie atrás”. En el documento final de la Sesión Especial de la Asamblea General sobre drogas, los Estados Miembros reconocieron que Los SDG eran “complementarios y se refuerzan mutuamente” a los esfuerzos para abordar El llamado “problema mundial de las drogas”. Guiado por su plan estratégico 2014-2017, cuyas metas incluyen Erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades y la exclusión, el PNUD puede Papel importante en la formulación de políticas de drogas que incorporen y apoyen estas metas. Los mercados ilícitos de estupefacientes y los esfuerzos para abordarlos implican y Los 17 objetivos, en particular la erradicación de la pobreza, la salud y el bienestar, la igualdad del trabajo y el crecimiento económico, la reducción de las desigualdades, la seguridad de las ciudades y los asentamientos, Biodiversidad, sociedades pacíficas e inclusivas e instituciones inclusivas y responsables Los esfuerzos para combatir el cultivo y la producción de drogas han tenido efectos Derechos humanos de las personas que viven en la pobreza, incluidos los campesinos pobres, las Otros que viven en áreas donde se producen, trafican o venden drogas. La aplicación de Prohibiciones de opio, coca y cannabis y esfuerzos de erradicación de cultivos han eliminado el Fuente de ingresos para miles de familias y poblaciones desplazadas dependientes de la Cultivos, así como aquellos que no lo son. El desplazamiento exacerba la pobreza y la inseguridad Agricultores pobres, con impactos desproporcionados en las comunidades rurales, indígenas y Personas.

Abordar las causas fundamentales que sustentan el cultivo de cultivos ilícitos es fundamental para lograr SDG 1 sobre erradicación de la pobreza, SDG 2 para acabar con el hambre y SDG 8 sobre crecimiento. Esto puede hacerse mediante inversiones a largo plazo en estrategias de medios de vida sostenibles Derechos humanos fundamentales, incluido el acceso a la propiedad y el control local sobre los Desarrollo de mercados sostenibles e infraestructura para cultivos o productos para reemplazar Los cultivos de drogas y asegurar la participación significativa de los agricultores en las estrategias de desarrollo. El nexo entre el control de las drogas y el desarrollo a menudo tiene fuertes repercusiones en el género igualdad. Las mujeres pobres y marginadas suelen participar en el comercio de drogas porque La discriminación de género limita sus oportunidades de educación y empleo. Mientras Empleados en los niveles más bajos, como el transporte o la venta de pequeñas Drogas, a menudo sufren las mismas duras consecuencias, incluyendo graves sanciones penales, Como aquellos con mayor participación en el tráfico de drogas. En muchos países, las mujeres de Minorías, incluidas las mujeres indígenas, representan el segmento de más rápido Población carcelaria. La salud y la situación económica de las mujeres suelen estar subrepresentadas en Proporcionar medios de vida alternativos en comunidades rurales dependientes de cultivos ilícitos. Alternativa Los programas de subsistencia que fomentan el cultivo de cultivos alternativos suelen Agricultores terratenientes, principalmente hombres que son titulares tradicionales ya menudo Beneficiarios de servicios de extensión agrícola, capacitación, crédito y herramientas. Estos programas Inscriben aún más la desigualdad de género, ya que las mujeres son excluidas por la ley o la práctica Para aterrizar en muchas áreas cultivadas. Abordar el efecto desproporcionado de los esfuerzos de fiscalización de drogas en las mujeres Una importante contribución al logro del SDG 5 sobre igualdad de género y SDG 10 sobre desigualdades Dentro y entre países. Estos son sólo dos ejemplos. En junio de 2015, el PNUD publicó un documento de debate Sobre estas y otras dimensiones de desarrollo de la política de drogas.1 Un segundo documento, Publicado en abril de 2016, describió alternativas innovadoras a las políticas farmacéuticas actuales que Utilizado para cumplir con los SDG. 2 A medida que nos enfrentamos a estos desafíos, vemos oportunidades clave para lograr Y la política de drogas basada en los derechos.

Durante más de dos décadas, los Estados Miembros de las Naciones Unidas han afirmado su Que los esfuerzos de fiscalización de drogas se realicen en plena conformidad con los propósitos y La Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos, con plena El respeto de todos los derechos humanos, las libertades fundamentales y la dignidad Personas. Los Estados Miembros y las entidades de las Naciones Unidas también han reconocido los Objetivos de Desarrollo Sostenible, fundamentados en los derechos humanos, como marco para la Los esfuerzos de control de drogas. A pesar de estos compromisos, hay poca evaluación clara y completa de lo que Significa aplicar los derechos humanos a la política de fiscalización de drogas. Como resultado, los Estados Miembros de las Las entidades y la sociedad civil a menudo luchan para incorporar de manera significativa Nacional o para abordar sistemáticamente las cuestiones de derechos humanos en los foros internacionales. La elaboración de directrices internacionales sobre derechos humanos y control de drogas Orientación sobre cómo integrar sistemáticamente un marco de derechos humanos en Control internacional de drogas. Fortalecería la rendición de cuentas, ayudaría a El nivel nacional y la aplicación ulterior del programa mundial de desarrollo. Tal Por lo tanto, sería una herramienta importante para comprender mejor y abogar por la Basada en los derechos humanos y apoyar los esfuerzos de desarrollo basados ​​en los derechos humanos. Con el generoso apoyo de los gobiernos alemán, suizo y colombiano, el PNUD En asociación con la Universidad de Essex, la Red Legal Canadiense del VIH / SIDA y el daño Reducción Internacional para desarrollar las directrices. El proceso de elaboración de las directrices Implicará también una estrecha consulta con varios Estados miembros de las Organizaciones, la sociedad civil y las comunidades de personas afectadas por las drogas. Su advenimiento Una manera adecuada de celebrar el 70º aniversario de la Declaración Universal en 2018 y Constituyen un instrumento importante para que los Estados miembros cumplan sus compromisos de detrás.

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra a UNAIDS.

ONUSIDA.

Señora Presidenta, Excelencias, miembros de organizaciones de la sociedad civil y colegas
• Gracias por esta oportunidad para dirigirme a la CND.

• El ONUSIDA agradece también la oportunidad de apoyar la UNGASS sobre la lucha contra las drogas y la reunión de alto nivel sobre el SIDA en 2016. El Documento Final y la Declaración Política sobre el SIDA nos proporcionan el camino para satisfacer las necesidades de las poblaciones clave, Que usan drogas y prisioneros.

– La estrategia acelerada para poner fin a la epidemia de sida en 2030 está en un momento crucial. Tenemos la oportunidad de aprender de nuestros éxitos y fracasos y aplicar lo que aprendemos para alcanzar objetivos audaces e inclusivos que no dejan a nadie atrás.

———-

• En todo el mundo, el 14% de los 12 millones de personas que se inyectan drogas en el mundo viven con el VIH. Se calcula que 10 millones de personas que se inyectan drogas tienen infección por hepatitis C.

• Las personas que consumen drogas son 24 veces más propensas a vivir con el VIH que las personas de la población general, y entre los prisioneros la prevalencia puede ser hasta 50 veces mayor.

• El mundo ha perdido el objetivo fijado en la Declaración Política de Alto Nivel de 2011 sobre el SIDA para reducir la transmisión del VIH entre las personas que se inyectan drogas en un 50% para 2015.

• A nivel mundial, no hubo disminución de las nuevas infecciones por el VIH entre las personas que se inyectan drogas entre 2010 y 2014. De hecho, las nuevas infecciones por el VIH entre las personas que se inyectan drogas en todo el mundo aumentaron de 114 000 en 2011 a 152 000 en 2015 (al año) .

• La cobertura de los programas de reducción de daños es insuficiente y las políticas que criminalizan y marginan a las personas que se inyectan drogas no logran reducir las nuevas infecciones por el VIH.

• De los 158 países en los que se informa sobre el uso de drogas inyectables, más de la mitad (78) no ofrecen OST y más de un tercio (68) aún no proporcionan NSP.

• Entre 2010 y 2014, sólo el 3,3% de los fondos para la prevención del VIH se destinaron a programas destinados a las personas que se inyectan drogas.

• Esto a pesar de que sabemos que los enfoques de reducción de daños que priorizan la salud de las personas y los derechos humanos trabajan y son rentables.

• Los países que han introducido la reducción de daños y no criminalizan ni encarcelan a las personas por el uso de drogas y la posesión o venta menores han reducido considerablemente el VIH vinculado a la inyección de drogas.
• La UNGASS sobre el Documento Final del Programa Mundial sobre Drogas y la Reunión de Alto Nivel sobre la Terminación de la Declaración Política sobre el SIDA destacan importantes compromisos de los Estados Miembros y brindan oportunidades cruciales:

• Uno de los objetivos establecidos es asegurar que el 90% de las poblaciones clave tengan acceso a los servicios de prevención de la combinación del VIH. Esto incluye, personas que se inyectan drogas y prisioneros.

———–

• ONUSIDA apoya enfoques centrados en las personas y de salud pública para reducir el VIH y otras vulnerabilidades entre las personas que se inyectan drogas.

• Un paquete integral de intervenciones, incluyendo programas de agujas y jeringas y terapia de sustitución de opiáceos, proporcionados en un entorno legal y normativo que permita el acceso a servicios, prevenga la infección y reduzca las muertes por enfermedades relacionadas con el SIDA, la tuberculosis, la hepatitis viral y las ITS.

• Los programas centrados en las personas también son rentables. Ofrecen beneficios sociales más amplios, como la reducción de los niveles de delincuencia relacionada con las drogas y la reducción de la presión sobre los sistemas de atención de la salud.

• Los beneficios sociales superan los costos de tratamiento y prevención.

———-

• Para aplicar un enfoque de salud pública centrado en las personas, es necesario cambiar.

• La evidencia científica sobre lo que funciona y nuestra preocupación por la salud y los derechos humanos debe dar forma a la política de drogas.

• Eliminar los enfoques punitivos y represivos y proteger la salud y los derechos humanos garantizará un mayor acceso a los servicios para los más necesitados. También reducirá en gran medida los daños del uso de drogas.

——-

• Además de políticas de apoyo, necesitamos inversiones en servicios. Los servicios de prevención de la combinación deben contar con los recursos adecuados y estar disponibles, adaptados a las poblaciones, lugares e intervenciones con el máximo impacto.

• Si la inversión anual en reducción de daños en los países de ingresos bajos y medianos se incrementa a US $ 1.500 millones en 2020, sólo una fracción de los US $ 100.000 millones que se gastan cada año para reducir la oferta y la demanda de estupefacientes, Para llegar al 90% de las personas que se inyectan drogas con servicios de prevención del VIH y reducción de daños.
• Si bien es necesario aumentar las inversiones nacionales en reducción de daños en los países de ingresos bajos y medianos, la solidaridad internacional seguirá siendo clave para poder poner fin a la epidemia de SIDA para el año 2030.
——— Sra. Presidenta

• Tenemos la responsabilidad colectiva de cumplir nuestros compromisos de poner fin a la epidemia de SIDA para el 2030.

• Si no aceleramos nuestra respuesta, corremos el riesgo de un repunte de la epidemia.

• Para poner fin a la epidemia de SIDA y lograr los SDG, necesitamos enfoques que sitúen a las personas en el centro y restauren la dignidad de las personas que consumen drogas

• El fin de la epidemia de sida sólo es posible si no se deja a nadie.

[Te lo agradezco]

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra a International Harm Reduction.

Harm Reduction International. La siguiente intervención fue realizada por Harm Reduction International en el sexagésimo período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes de Viena.

“Gracias al Presidente por la oportunidad de hacer esta intervención en nombre de Reducción Internacional de Daño.

 

El párrafo 1 del documento de resultados de UNGASS se compromete a minimizar las consecuencias adversas de salud y sociales del uso de drogas, es decir, la reducción de daños.

 

Alienta a los estados a que introduzcan la terapia asistida por medicamentos, programas de equipos de inyección, tratamiento antirretroviral y Naloxona para la prevención de muertes relacionadas con la sobredosis.

 

Esta es una primera histórica para un documento de la ONU sobre drogas, y un importante paso adelante para la reducción de daños. Pero el verdadero valor de los compromisos de UNGASS sólo puede medirse en la implementación de servicios de reducción de daños a nivel de país.

 

Informe de Reducción de Daño de Harm Reduction International, publicado en noviembre, revela que desde 2014, ningún nuevo país ha comenzado a ofrecer programas de agujas y jeringas, y sólo tres han introducido la terapia de sustitución de opioides. De los 158 países donde se informa el uso de drogas inyectables, más de la mitad todavía no ofrecen OST y más de un tercio no ofrecen programas de agujas y jeringas.

 

Las cifras de ONUSIDA publicadas en noviembre muestran que en los cinco años previos a la UNGASS, las infecciones por el VIH entre las personas que se inyectan drogas aumentaron en un tercio.

 

En virtud de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, los Estados miembros de la ONU se comprometieron a poner fin al SIDA para el año 2030. No lograremos ese objetivo si las personas que consumen drogas se quedan atrás. Sólo hay un mensaje que podemos sacar de las cifras de ONUSIDA y del Estado Mundial: que ahora es el momento de reducir los daños.

 

Con el fin de implementar servicios de reducción de daños, los países deben hacer fondos disponibles. La campaña de 10 por 20 de Harm Reduction International pide a los gobiernos que reorienten sólo el diez por ciento de los recursos que actualmente gastan en la fiscalización de drogas para reducir los daños. El modelado de datos de nuestro informe de Reducción de Daños, que publicamos en el CND del año pasado, muestra que con una reorientación de sólo el 7,5% podríamos acabar prácticamente con el SIDA entre las personas que inyectan drogas en 2030. Instamos a los países a tomar este paso audaz ya comenzar a Invertir el alarmante aumento de las infecciones por el VIH entre las personas que se inyectan drogas. Instamos a todas las agencias de la ONU ya aquellos países que ya han tomado la decisión a menudo difícil, pero siempre gratificante, de invertir en la reducción de daños, para actuar como defensores de estos servicios salvavidas y apoyar a los países para enfrentar el reto “.

Facilitador post-UNGASS. Doy la palabra a INPUD

INPUD. Excelencias,

Damas y caballeros,

Queridos colegas,

Mi nombre es Brun Gonzalez y estoy haciendo esta intervención en nombre de ICASO.

Quisiera agradecer al Presidente ya la CND la oportunidad de levantar la voz de la comunidad de personas que usan drogas en este espacio.

ICASO es una ONG que actúa como una voz de política global sobre temas de VIH que afectan a diversas comunidades de todo el mundo.

Hemos acogido con beneplácito las recomendaciones operacionales sobre cuestiones intersectoriales; Drogas y derechos humanos, juventud, niños, mujeres y comunidades. Acogemos con beneplácito el compromiso de los Estados miembros en el párrafo 4 de trabajar por políticas de drogas que respeten los derechos humanos, las libertades fundamentales y la dignidad inherente a todas las personas, incluidas las personas que consumen drogas. Estamos abiertos y dispuestos a cooperar con los organismos pertinentes de las Naciones Unidas, incluidos los que tienen mandatos respetuosos de los derechos humanos y que están dispuestos a colaborar con la sociedad civil para lograr estos objetivos.

La puesta en práctica de las recomendaciones de la UNGASS sobre drogas, derechos humanos, mujeres y comunidades es crítica. Una regresión en los derechos humanos y la política de drogas es algo que todos debemos evitar, podemos trabajar bajo el paraguas de las tres convenciones de control de drogas, pero todavía avanzar hacia una configuración más humana y empática para el sistema de control internacional y las regulaciones.

En este momento, en muchos países diferentes alrededor del planeta, nuestras comunidades están sujetas a:

  • la ampliación de los centros de detención obligatoria de drogas
  • intentos de restablecer la pena de muerte por delitos de drogas
  • una epidemia de muertes por sobredosis de fármacos prevenibles, donde cada año mueren más de 200.000 personas
  • Más de 8.000 homicidios sancionados por el estado de personas que consumen drogas desde julio de 2016 en Filipinas
  • Más de 180.000 personas muertas y más de 50.000 desaparecieron desde 2006 bajo la guerra contra las drogas en México.

El INPUD ha abogado por los temas mencionados, incluyendo el uso de los mecanismos de derechos humanos y la concientización pública.

Para poner en práctica el Párrafo 4 del Documento Final del UNGASS de manera efectiva, instamos a los Estados Miembros a:

1) Invertir en el Fortalecimiento de Sistemas Comunitarios, para que las comunidades puedan construir resistencia y recursos para proteger nuestros derechos humanos. Esta estrategia fue reconocida como la mejor práctica por el PCB de ONUSIDA en diciembre de 2016.

2) Invitar a los miembros de la comunidad -y redes regionales o nacionales de personas que usan drogas cuando existan- a foros de toma de decisiones sobre política y programación. Las personas que usan drogas aportan muchos recursos valiosos a estos procesos. Podemos asesorar sobre lo que funciona; Y lo que es aceptable, factible y realista para nuestras comunidades.

3) Permitir a los observadores de los derechos humanos el acceso a los programas nacionales para asegurar su alineación con el UDR, los Pactos Internacionales (ICCPR, PIDESC) y la Agenda para el Desarrollo Sostenible de 2030, e informar sobre los derechos humanos a la CND, 4 (e).

4) Instamos a los Estados y organismos progresistas nacionales, bilaterales y multilaterales a que sigan presionando y utilicen los medios económicos y políticos a su disposición para detener las continuas violaciones de los derechos humanos de las personas que consumen drogas.

5) Promovemos la incorporación de estrategias y políticas de reducción del daño de espectro completo que reconocemos las realidades que rodean las sustancias psicoactivas más allá del VIH, los opiáceos y el uso de drogas inyectadas; Algunos ejemplos podrían ser los servicios de análisis de sustancias, la reducción de daños para las sustancias no inyectadas, los estimulantes o la reducción del daño en la oferta.

 

La atención a las cuestiones transversales de las drogas, los derechos humanos, la juventud, las mujeres y las comunidades es fundamental para nuestra supervivencia. Nuestros derechos como ciudadanos no son revocados debido al uso de drogas. Las plantas y sustancias psicoactivas han sido parte de nuestra historia humana desde el principio, si recordamos esto y aprendemos de la experiencia colectiva que se ha reunido durante miles de años, podríamos encontrar colectivamente nuevas formas de generar una interacción pacífica y beneficiosa con lo que nos referimos Como drogas y entre nosotros.

Por último, debemos avanzar hacia la despenalización del consumo de drogas, como la manera más efectiva y segura de hacer realidad los derechos humanos de las personas que consumen drogas y detener los diferentes daños y perjuicios que estamos experimentando como consecuencia directa de la prohibición y la Guerra contra las drogas.

Para concluir, quisiera agradecer sinceramente a la Presidencia por dar la palabra a ICASO ya la Red Internacional de Personas que utilizan Drogas. Muchas gracias.

Facilitador post-UNGASS. Le doy la palabra

IOGT. Perspectiva de desarrollo sobre base de nuestro desarrollo, apoyado con financiación. Problema de drogas

Facilitador post-UNGASS. Terminamos con la lista del punto 6.

Presidencia. Comenzar informando acerca como yo veo la labor de hoy. Gustado seguir adelante con el tema 7, junto con secretaría trabajando durmiente con las declaraciones financieras, no vamos a seguir con este tema, intención de pasar al tema 9 y después al tema 10, pasar al tema 12 para todo lo que tiene que ver con las comisiones.

Presidencia. Documento final los estados miembros recomendaron fortalecer por medio de la CND y organismos subsidiarios para proceder en intercambio de información, enfoque integrado y equilibrado sobre el tema de drogas, resolución 71/211 la asamblea general invitó a la CND como puede mejorar la aplicación  del documento final. Para responder a lo dicho, presenté decisión sobre como la comisión puede trabajar, órganos subsidiarios son clave esencial para nuestra labor, texto sobre decisión basado sobre acuerdo que se logó el viernes, aprobación de dicha decisión, invitar a ONUDD para presentar el tema 9.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *